Diario de SQL Server

El Rey del Mambo

Cuento entre mis amigos a un DBA que en su monitor tenía una etiqueta que ponía "O Rey Do Mambo". Y aunque quizá era algo pretencioso porque en el fondo gobernamos más bien poco, sí que es cierto que ser administrador de los servidores de bases de datos nos dota de una serie de privilegios que son ciertamente peculiares dentro de una organización.

 

Como dice Spiderman, "Un gran poder conlleva una gran responsabilidad". En nuestro caso, con una llave que, de un modo u otro, abre muchas puertas (si no todas) y que se llama rol de servidor "sysadmin", debemos sobrellevar una carga pesada. Así que habrá que preguntarse no sólo si soy capaz sino también si estoy dispuesto a ello.

 

La primera de las pruebas de la parte de "soy capaz" quizá sea la confianza. Debemos ser dignos de que nos den esa llave y eso requiere que el jefe se fie de uno, pero no sólo eso, además de ganársela hay que permanecer en ella. Por otra parte es algo intangible, que se tiene o no se tiene y que no es medible. No estoy seguro de si es bueno o malo, porque si fuera un contador de rendimiento, haríamos una línea base, nos marcaríamos un objetivo, podríamos evaluarla con datos... Pero no, no funciona así. Retomaré este tema, porque es capital.

 

Asimismo, la primera de las pruebas de la parte de "estoy dispuesto", o al menos una de ellas, es la disponibilidad. HA, high availability. Montamos clústeres, replicaciones, diseñamos un DRP, configuramos alertas de todos los colores y un largo etc. Por muchos automatismos que implementemos, el teléfono sonará (puede que sea una de esas alertas que nos manda un sms a las cuatro de la mañana) y habrá que coger el teléfono, posiblemente conectarse a ver qué pasa, puede que hasta haya que ir a la oficina o llamar a otra persona para que lo haga. Los hay que pueden turnarse, esa suerte tienen.

 

En el próximo post, habrá alguna query, que no va a ser todo filosofar.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: